Teatro Cervantes

El Teatro Cervantes se distingue por la densidad y diversidad de las actividades que en él se desarrollan.

Satisfacer las demandas e intereses de los ciudadanos sea cual sea su edad, condición social, formación, bagaje cultural o cualquier otro tipo de rasgos y particularidades es, como espacio público, nuestro fin primero y último; es decir, la premisa de la que partimos a la hora de diseñar nuestra programación.

Trabajamos para responder eficazmente a la aplicación de un modelo cultural global que tiene como base la pluralidad, el rigor y la calidad. De esta forma, no nos mantenemos ajenos a ninguno de los géneros, tendencias y corrientes escénicas que continua y vertiginosamente nacen, se suceden y multiplican transformando el panorama artístico internacional.

En nuestro escenario todo y todos tienen cabida, puesto que lo que en él acontece no es otra cosa que la imagen compleja y fidedigna de la evolución y gustos sociales, así como la manera de impedir el deterioro y olvido de los clásicos favoreciendo su permanente vigencia. Los espectáculos programados por el Teatro Cervantes se distribuyen según la ordenación clásica y común de los géneros escénicos: lírica, música, teatro y danza, a su vez divididos en multitud de variantes en las que, muchas veces, confluyen y se mezclan llegando a resultados difícilmente catalogables.

La oferta cultural de hoy es así: inagotable, híbrida y, en cierta medida, anárquica. Esta es la realidad y no pretendemos otra cosa que ser su mejor reflejo.